Alfarería de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca (Chile) ingresa a la Lista de Salvaguardia Urgente de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO

Las artesanas, junto a representantes de la UNESCO y la subsecretaria del Patrimonio Cultural de Chile siguieron esta transmisión en vivo en el Palacio Pereira, en Santiago.

Mediante este reconocimiento se reafirma el compromiso de Estado de Chile por la salvaguardia de esta centenaria tradición artesanal de la comuna de Chillán, en la Región de Ñuble.

Un grupo de 36 alfareras y alfareros representantes de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca, junto a la subsecretaria del Patrimonio Cultural, Carolina Pérez y la jefa de Educación Transformativa de la UNESCO, Mary Guinn Delaney, siguieron en vivo en el Palacio Pereira la transmisión de la 17° Sesión del Comité Intergubernamental del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, celebrada en la ciudad de Rabat, en Marruecos, donde fue aprobada la inscripción de la Alfarería de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca en la Lista de Salvaguardia Urgente de Patrimonio Cultural Inmaterial.

Con esta inscripción se reconoce a nivel mundial a todas las generaciones de mujeres que han transmitido su saber y que han permitido que esta valiosa alfarería haya permanecido presente en la historia de Chile por más de 200 años. Junto con ello, se expresa el compromiso irrestricto del Estado por implementar las acciones necesarias para respaldar la labor de las comunidades en pos de la salvaguardia de la Alfarería de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca.  

“La UNESCO valora el trabajo conjunto que ha desarrollado el Estado chileno junto con las organizaciones cultoras para preservar la centenaria alfarería de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca”, dijo Claudia Uribe, representante del organismo internacional en Chile, quien agregó que “este patrimonio de la zona del Ñuble, que se transmite de generación en generación, es conservado por las comunidades en constante interacción con la naturaleza y su historia. La inclusión en esta lista permitirá ejecutar un plan de acciones para apoyar su salvaguardia, considerando su importante contribución a la identidad local y a la diversidad cultural del país”. 

“Como Gobierno de Chile estamos muy orgullosas y orgullosos de este tremendo logro y de este reconocimiento a las alfareras de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca. Este es un paso enorme para el reconocimiento de esta tremenda labor, que se traspasa de generación en generación, que tiene además como protagonistas a las mujeres y que lleva desarrollándose más de 200 años. Nos interesa mucho que esta tradición se mantenga, y que haya un interés de las nuevas generaciones en este oficio y tradición”, dijo la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Julieta Brodsky Hernández.

Mónica Venegas fue una de las 36 alfareras que llegó hasta el Palacio Pereira, para seguir la transmisión desde Marruecos y festejar con emoción el anuncio. “Estamos muy orgullosas de ser nosotras las que vamos a comenzar este trabajo, en nombre de todas las alfareras que se han ido, que han sido invisibles y que a través de sus manos han contado la historia de todas las mujeres presentes y de las que van a formar nuevas generaciones en este oficio”, declaró emocionada la alfarera.

La subsecretaria del Patrimonio Cultural, Carolina Pérez, acompañó a las alfareras en el momento del anuncio. “En la política pública de patrimonio cultural inmaterial, el Estado cumple un rol colaborador y garante de los derechos culturales, siendo los cultores y cultoras las protagonistas en la mantención de sus saberes. Es por esto que sentimos la responsabilidad de atender la solicitud de inscripción a la Lista de Salvaguardia Urgente, la que permite impulsar un proceso que ayuda a articular a diversas entidades en un plan de trabajo conjunto, para fortalecer y mantener en el tiempo este patrimonio inmaterial que enriquece culturalmente a nuestro país”, expresó la subsecretaria.

Luego del anuncio, las alfareras se trasladaron al Palacio de La Moneda, donde realizaron una visita guiada junto a las autoridades del Ministerio de las Culturas y de la UNESCO, donde fueron recibidas por la coordinadora sociocultural de la Presidencia, Irina Karamanos. Acompañó este recorrido el Director Nacional de Patrimonio Cultural, Roberto Concha.

Este anuncio también fue seguido en la séptima región, donde las alfareras se reunieron con autoridades locales para recibir la noticia del ingreso a la Lista de Salvaguardia Urgente de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO.

En 2021 se creó la mesa para la salvaguarda de los saberes y prácticas de la Alfarería de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca, integrada por 18 servicios públicos y 7 representantes de las alfareras, que desarrollan conjuntamente un plan de trabajo estructurado para abordar las problemáticas que afectan la continuidad de la Alfarería de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca. Este patrimonio cultural se enfrenta a riesgos y amenazas socio ambientales que inciden en la escasez de materias primas, contaminación y problemas de salud, baja rentabilidad económica, así como la migración del campo a la ciudad y la falta de interés en las nuevas generaciones para dedicarse a la alfarería dada la falta de valoración social de su quehacer.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s